¿Es realmente mejor dormir en habitaciones separadas?

[ad_1]

La idea de un romance de época, en el que el hombre y la mujer se vuelven uno, tener que compartir cada momento para tener intimidad ya no es una realidad. Hay momentos en que, para algunas parejas, lo ideal es mantener su propio espacio. Uno de esos momentos es a la hora de acostarse, cuando compartir una cama se convierte en un sacrificio.

A veces, uno duerme bien y el otro no, a veces ambos sufren. Obviamente, esto no se aplica a las parejas que duermen bien juntas.

Los problemas pueden ser muchos, ya sea debido a los ronquidos, los movimientos frecuentes, los hábitos nocturnos o incluso la rutina del sueño (como usar un teléfono celular, mirar televisión o leer). Esto termina generando mucho desgaste en la pareja, que termina cansada, enojada e impaciente con su pareja. Esto termina causando una mala noche de sueño.

La solución podría ser cambiar los hábitos o tratamientos para la agitación nocturna y el insomnio. Si no son opciones interesantes, los vestuarios pueden ser una opción, dando a cada persona más espacio. Cada vez más, la individualidad se considera dentro de las relaciones, con respecto a los límites, gustos y aversiones de la otra persona.

Beneficios de dormir en habitaciones separadas

Crédito de la imagen: Dicasonline

Además, si tiene beneficios, es importante prestar atención a un punto que puede ser negativo. Si la separación de habitaciones no es un consenso entre la pareja, puede convertirse en un motivo de discusión a largo plazo. Por lo tanto, el proceso de transición debe basarse en el diálogo y el respeto, en el límite y en la individualidad de cada uno.

Ruido

Muchas peleas ocurren debido a la televisión, videos para teléfonos celulares o incluso una canción que el otro quiere escuchar antes de acostarse. Además, no ronque en voz alta por la noche para interrumpir el sueño ligero. No se menciona la alarma que insiste en sonar a las 4:30 a.m., ya que se sabe que la siesta dura otra hora.

La capacidad de controlar el nivel de ruido de la habitación es una de las grandes ventajas de dormir en habitaciones separadas. Si eres del tipo que no puede desconectarse y necesita el ruido para dormir, genial. Si eres alguien que necesita silencio absoluto, incluso puedes decorar las paredes con protección acústica y disfrutar del sueño de los justos.

Brillo

De la misma manera que cada uno tiene su propio patrón de nivel de ruido, el brillo es absolutamente particular. Hay quienes les gusta dormir en el tono más profundo, donde no hay forma de distinguir los ojos cerrados de los abiertos. Otros están satisfechos con una brecha en la cortina o, quién sabe, incluso con una luz de soporte.

Al estar en su propia habitación, la luz puede convertirse exactamente en lo que favorece su sueño. Esto asegura una noche más tranquila, más fácil quedarse dormido y, por supuesto, un mejor estado de ánimo al día siguiente.

Movimiento

Ok, no puedes negar que siempre hay uno que parece estar en la Escola de samba por la noche. No quedan sábanas sobre el colchón, por grandes y perfectas que sean. El gran problema es que estas personas patean y arrojan sus piernas y brazos sobre su pareja, no siempre con suavidad.

Sin mencionar que terminan involucrados en la hoja compartida, dejando al compañero desprevenido apretado en su esquina de la cama, con dolores fríos y musculares. En ese caso, tal vez una habitación o simplemente una cama separada es ideal. La salud emocional y física te lo agradecerá.

Temperatura

Esto es casi un caso de guerra durante el día. Uno quiere aire, el otro se congela. Luego tienes que usar una manta durante el verano, mientras puedes dormir más tranquilo. ¿Conoces esta historia? Es más común de lo que piensas.

Ser capaz de ajustar la temperatura a algo que proporcione comodidad y una noche de sueño completo hace toda la diferencia. Las quejas terminan durante el día y la noche, además de garantizar mejores noches de sueño.

Privacidad

Algunos dicen que la intimidad se reduce cuando la pareja separa las habitaciones, pero en realidad no lo es. Lo que sucede es que, dado que están separados toda la noche, se prestará más atención durante las horas que estén despiertos durante el día. Esto termina fortaleciendo el vínculo e incluso calentando la relación.

Naturalmente, cada caso es único y debe ser discutido con amor y empatía por la pareja. Cada decisión debe hacerse en conjunto. Esta es una medida interesante para resolver varios problemas, pero hay otros. Como siempre, el diálogo debe ser la base de todo.

[ad_2]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas