La piel grasa puede convertirse en una pesadilla, porque el exceso de sebo en la cara hace que brille la epidermis, especialmente en la "zona T", que cubre