¡Compártelo con tus amigos! Ser fuerte es agotador. A veces nos cansamos, alcanzamos el límite de nuestra fuerza y ​​simplemente nos emocionamos. Llorar no es darse por vencido,